Coordinación de Tecnologías Aplicadas a la Educación

Una institución con vocación empresarial e internacional

El mito de la educación en Japón

Publicado el 25 Abr 2018


Por: Erika Paola Ardila Palacio, T00046008
 
“規律は、最終的に知能を期限切れ”[1]
 
Por años nos han metido en la cabeza que los japoneses son de una raza superior, inteligente desde su nacimiento y creativa hasta la médula. Pero, ¿Cómo es esto posible?
El sistema educativo vigente en Japón se creó poco después del final de la segunda guerra mundial, y se inspiró en el sistema educativo de Los Estados Unidos de América. Hay nueve años de educación obligatoria (seis de primaria y otros tres en la escuela media inferior). Luego, hay otros tres años de escuela media superior y cuatro de Universidad. “Durante los nueve años de educación obligatoria un 99,9% de los niños de Japón en esos grupos de edad asisten a escuelas públicas o privadas” (Fuiji, C. 1993).
 
Los niños Japoneses, como cualquier otros, juegan y se divierten en el colegio. No son robots de fábrica. Su única diferencia es que a la hora de estudiar, van es a estudiar. No hablan en clase, no hacen desorden con el profesor, solo estudian y prestan atención suficiente al docente que está frente a ellos.
 
Japón es un país con una población de 78,98 millones de habitantes mayor a la de Colombia y con una superficie total 763.913 Km menor a la de nuestro país, haciendo prácticamente imposible sobresalir frente a tantas personas o conseguir un promedio de vida medio-alto. 
 
Competitividad, es otro punto importante a tratar sobre el mito de la educación en Japón. La sociedad Japonesa no considera que el éxito es fruto de las habilidades o de la inteligencia de los jóvenes, al contrario es por su disciplina y esfuerzo que obtienen sus propios méritos, porque como bien se ha dicho al comienzo de este artículo “La disciplina tarde o temprano vencerá la inteligencia.”  Eso no los hace necesariamente inteligentes, pero si exitosos.
 
Existen diferentes metodologías japonesas conocidas en occidente, entre las que vale la pena destacar las “5s”, llamada así por la inicial de cada palabra en japonés. Estas hacen referencia a la clasificación (seiri), en la cual se eliminan los objetos que no son necesarios para el trabajo; el orden (seiton), donde se organiza el lugar para tener un mejor desempeño; la limpieza del área de trabajo (seiso); la estandarización (seiketsu), que establece normas y procedimientos para prevenir anomalías; y la disciplina (shitsuke), donde se fomentan los esfuerzos de cada labor. Estos principios crean en los estudiantes un sistema de educación casi que idílico para los colombianos (Dorbessan, J. 2006).
 
Para concluir, solo quiero aclarar que este mito es una realidad y los niños japoneses en verdad son muy inteligentes y creativos, no porque nazcan así, como unos robots con chip implantado, más bien porque su sociedad valora su esfuerzo y sabe que merecen una recompensa por tan duro (y excelente) trabajo realizado en cada momento de su educación. Los colombianos en lugar de criticarlos, deberíamos mirar las virtudes de este sistema y empezar a copiarlo, para que nuestros conocimientos, con un poco de disciplina, también sean bien recompensados con éxito.
 
[1] “La disciplina tarde o temprano vencerá la inteligencia.”

Regresar al boletín